Casa TodoMono reúne lo mejor de la cotidianidad de los hogares curramberos en un solo lugar, y convierte elementos aparentemente ordinarios en mobiliario de diseño para adornar espacios. No se la puede perder.


“A la derecha, donde hay una mecedora gigante en la terraza”. Si va por el bulevar de la 51, entre calles 76 y 79, usted no necesita más indicación. Así de fácil es reconocer Casa TodoMono, una casona del barrio Alto Prado pintada de amarillo y llena, llenita, de lo mejor de Barranquilla y el Caribe colombiano, y delatada por una mecedora de 4 metros en su jardín.

Desde mediados de noviembre pasado, esta casa de diseño es la más reciente apuesta del colectivo TodoMono, creado por Johnny Insignares y Fernando Vengoechea hace 12 años, e inspirado y movido por el espíritu colorido y tropical del Caribe.

Después de conquistar con las ya populares camisetas en Tienda Mono, la firma se lanzó a explorar con un universo mucho más amplio: el del diseño interior, alimentado netamente por la tradición, lo artesanal y elementos que han configurado el alma de los hogares barranquilleros por excelencia. Desde rayadores y exprimidores que hacen las veces de centros de mesa, pasando por los clásicos canastos de zunchos de colores para mercar, hasta abanicos de mano con la misma técnica y alfombras tejidas con la forma de un tigre a lo pop art, sin hablar de los papeles de colgadura de platanales, o con toda la policromía de las aves del Caribe… Y mosaicos, claro, las baldosas soñadas de antaño. Todo junto, TodoMono lo hizo posible.

“Lo que la gente encuentra en Casa es una variedad enorme de cosas, productos que hacemos desde TodoMono para el hogar.  Lo que mucha gente ha visto para las camisetas hoy lo ve en un delantal, lo ve en una vajilla, en un individual, en un portavasos. Se trata de cómo cada detalle del hogar puede estar envuelto en la filosofía y en los diseños TodoMono”, explica Johnny Insignares, uno de los creadores de la marca.

Y como si no fuera suficiente, justo a cada lado de esta casa de diseño, que redefine y oxigena las propuestas de negocios similares en la ciudad, la nueva Tienda Mono y el bar – museo – tienda El Tropical completan el complejo soñado por el colectivo. A un extremo, las camisetas clásicas de la marca con tipografía e íconos populares reinterpretados; por el otro, un ambiente de ensueño que recuerda a la Barranquilla de los 50, con su música de salón y sus referentes artísticos.

Cuando visite la Casa TodoMono, no olvide dos cosas, además de llevarse unos portavasos con Gabriel García Márquez y Joe Arroyo de la misma colección, o un mini picó en el que podrá programar su música favorita: tomarse una foto con la palabra ‘Corroncho’ iluminada al fondo con luces neón y, por supuesto, la respectiva postal con la mecedora gigante. O cipotúa, en el mejor de los lenguajes barranquilleros.

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]